Acerca del documental Divino & Humano

DIVINO & HUMANO
EL VIAJE COMO EXPERIENCIA COLECTIVA O EL DESCUBRIMIENTO DE ALGO NUEVO

INTRODUCCIÓN

El documental por encargo, así como cualquier trabajo audiovisual, genera distintas reaccionones para mí, primero es un trabajo con el que hay que cumplir para ser “evaluado” ¿es este acaso el mayor gestor de presión que tenemos a la hora de realizar?, y segundo hay que lidiar con distintos caracteres como el tiempo, el equipo humano y el acuerdo argumental. Si estas vallas están saltadas o de algún modo resueltas, el trabajo y las condiciones están dadas para trabajar de una forma optima.

Desde el comienzo del semestre sabia que mi examen debería tratarse de un documental, estaba establecido que la alternancia en las obras me obligaba a tomar un documental, el miedo a este sistema de películas y de trabajo me estaba alejando lo más posible, pero el ameno trabajo que se llevó a cabo el semestre con “Origen Común” primo a la hora de decidir. El documental en difícil de abordar, escoger un tema, y definir las características de este lleva mucho tiempo desde la formulación a la estrategia y para hacerlo en un plazo de alrededor de tres meses hay que trabajar duro, aun así no existe la garantía de éxito en la empresa. En el pasado se hicieron obras que para mi un tuvieron gran satisfacción, la inexperiencia y el método de trabajo no estuvo a la altura de las circunstancias, todo esto conjuró para que los trabajos en los que participé carecieran de peso cinematográfico, una pena que asumí muy tarde, pues la verdad que significaba la entendí recién este año. No obstante son experiencias que están en mi retina y representan el normal proceso educativo-creativo que sostuve para enfrentar de una buena forma este desafió, con el documental de este semestre crecí gigantescamente en muchos aspectos, y hasta pueden forjar una línea de trabajo hacia el futuro.

PRIMEROS ESBOSOS EN UN PAPEL BLANCO

La conformación del equipo de trabajo sostuvo la columna vertebral de la ficción “Origen Común”, la buena recepción de ideas y afinidad que se logro en este trabajo condicionó la nueva reunión con Rubens Bustamante y Rafael Bolívar, desde allí comenzó el trabajo del incipiente “Divino & Humano”, a nosotros tres se sumó Myriam Fuentealba, Carolina Astudillo y finalmente Magdalena Ortiz. La convivencia en el trabajo fue desde el principio expedita y pudimos comenzar a armar la película.

La primera ida surgió de la cabeza de Rubens que tenia la necesidad de hace tiempo de hablar acerca del sincretismo religioso, la idea estaba clara pero el tema era demasiado amplio para abordarlo en los pocos minutos que debía durar el documental, el deber siempre nos estuvo condicionando para avanzar, estancándonos en cosas inútiles decidimos comenzar buscar información mas relevante y al alcance de nuestras manos – el deseo y el ímpetu estuvo siempre en no dejar naufragar este tema que a todos, de una forma u otra nos interesaba retratar -. Guiados por la buena fé del cine como expresión colectiva – la escuela documental de santa fé quizás influyó mucho en mí, una comunión de ideas solo pueden fraguar en el intento por observar la realidad. Lo siguiente; nuestros pasos nos llevaron a improvisar cuatro grandes ejes que se comprometía a tener el documental; la virgen, el acto de fé, la mirada antropológica del la situación y un apartado que surgió como respuesta a la imagen de María como icono, para develar esta imagen un escultor tendría el trabajo de concebir desde la materialidad física la imagen divina.

Primero “la virgen” nos permitía contemplar un icono del fervor religioso popular – despreocupándonos de todo esquema espiritual -, el peso visual, y el teológico fueron sopesados desde el inicio ¿cómo mostrar este carácter de divinidad innegable en una figura tan terrenal como un curado de la plaza Echaurren?, este tema aunque banal ocupo nuestra atención bastante tiempo (de los integrantes cuatro somos no religiosos y dos lo son, aunque no mostraban reparos por develar una imagen tan caprichosamente entrampada como la de la virgen María en Chile). Lo interesante de este proceso es que se llevó a cabo con gran facilidad posteriormente al establecimiento de María como icono protagonista total del documental, una iluminación guió nuestra producción y se hacia cada vez mas fácil el avance progresivo de la idea, nunca dejando esta de madurar en torno a la virgen.

El documental de protagonistas era lo nuestro, y aunque teníamos este loco afán de innovar (como todos en esta escuela) – al principio Rubens mencionó la posibilidad de realizar un documental ensayo, lo cual no quiere decir que hoy el trabajo tenga aquellas características promulgadas por Chris Marker y otros autores modernos-, seguimos adelante con esta propuesta tan usada y hasta facilista si se quiere llamar así. El animo seguía intacto, los lazos se forjaban con mayor facilidad y el documental crecía en intensidad argumental.

El segundo eje temático propuesto en conjunto fue el fervor popular hacia la divinidad, los dardos a puntaban a una “procesión” lo mas grande posible, Andacollo, Quilimari, Placilla, Petorca ¿cuál de estas nos proporcionaría los mayores recursos conceptuales, estilísticos y retóricos?. Estaba claro para algunos de nosotros que habíamos vivido la experiencia en reiteradas ocasiones que Andacollo era el lugar donde debíamos asistir, pero lo alegado del lugar naufrago nuestro viaje en busca de las imágenes que harían y nos harían delirar de éxtasis. La posibilidad de Placilla – el sector donde finalmente fuimos – surgió en reuniones del director con la guionista debido a la proximidad mas que nada, de cualquier forma cualquiera de las posibilidades que teníamos a manos nos darían como resultado la fuerza de las imágenes que finalmente capturamos, este clave paso terminó por armar el documental, y todo lo que desde aquí encontramos surgió como una revitalizadora experiencia de vueltas de tuerca en la misma estructura del documental. La obra se estaba armando con nuestro consentimiento, pero fuera de los alcances concebidos primeramente, el aire que llenó el trabajo fue de constante sorpresa.

En Santiago, Ricardo Morales se dedica desde años a crear la imagen que los católicos tomaran como representación física de sus conceptos espirituales de mayor devoción, en el documental este trabajo sirve como patente innegable del descubrimiento total de la imagen divina, solo en manos de lo humano se encuentra lo divino, o por lo menos esto comprenderíamos en nuestro importante viaje hacia Placilla. Si bien este segmento reafirma la posición atea del pre-documental, no cumple por ningún motivo una aseveración burlesca del acto de fé. El juego bipolar al que demanda este cuadro nos permite retornar al punto cero de la investigación, aquella que dictaba una presencia omnipresente de la imagen divina, truncada por la humanidad intrínseca de su concepción.

Para terminar la aproximación a la columna vertebral del documental, queríamos obtener los testimonios del un profesional – fuera teólogo a antropólogo – que diera una mirada abstraída de esta “realidad” a la que mucho tiempo tildamos de errada, enseguesida y hasta surrealista. Pero nuestra concepción cambió radicalmente después de filmar, aquella premisa que sosteníamos se desarmó en el camino – y digo camino pues fue aquello que revolucionó la manera de mirar el acto de fé (fundamental en nuestro trabajo) – por simple azar la renovadora experiencia de enfrentarnos al evento formuló una propuesta nueva. La procesión ya no sería una vertiente de imágenes objetivas y casi multi-sapiente de la religiosidad popular, sino que se transformaría en el eje fundamental del registro de la neo-realidad que desfilaba ante nuestros pequeños ojos, sin base teórica alguna que pudiera explicarnos que lo que estaba pasando la cámara se imprimió de detalles esculpidos por la divinidad de esta masa, solo en lo profundamente humano en encontramos lo divino.

Lo que continuo en este camino inagotable de sorpresas fue Marco Pae, anciano hombre pero rebosante de vida, fue un regalo para el documental, en él comprendimos el acto de fé que vinimos a buscar tan pretenciosamente como parte de un registro preconcebido de situaciones erradas ante nuestros ojos, pero los que resultamos un error fuimos nosotros. Cualquiera de las cosas que oímos aquel día fueron a parar directamente a la nueva estructura del documental, como un gran caballero el director atendió este llamado a la experiencia cinematográfica – y de vida – la lección que aprendimos nunca se olvidará. Conciente o inconscientemente el documental que fuimos a buscar se nos devolvió a casa, a cambio de esto recibimos un material nuevo y mucho mas interesante como esquema de la realidad tan esquiva al lente de la cámara, la mentira que urdimos en un principio nos sobrepasó y nos demostró que solo planeando la verdad se puede mentir, pues la realidad necesita una parsimonia – estrategia si se quiere – para tratar con ella.

MARCO TEORICO O LA ESTRATEGIA DE UN VIAJE

Posiblemente el mayor logro de “Divino & Humano” es plasmar la energía rebosante del ser humano para satisfacer a su propio ser, para plantear un acto de principios y credos, es decir, cumplir la tarea que ellos mismo se dieron cuando encontraron un camino a seguir. La misma tarea que nos damos nosotros al emprender una empresa tal como hacer una película, el encontrar un camino es un motivo para mi muy importante ahora, cuando pude comprender que haciendo cine es que puedo profesar una devoción, cuando pude entender que cada cual tiene este “camino” a seguir, pero la elección de cual es en síntesis la difícil tarea que nos toca. ¿Será el mío el correcto? Aún no lo sé, pero sin lugar a dudas que esta experiencia me sirve, de alguna forma, de guía.

Las explicaciones de un documental están supeditadas a las respuestas que uno pueda encontrar al final del la vía, al terminar y descomprimir cada uno de los hechos que sucedieron encadenados por un destino azaroso, valla alguien a explicar la razón. Pero lo importante en estos momentos es deconstruir cada uno de los pasos teóricos que nos formulamos colectiva o individualmente al inicio de la tormenta conceptual que nos removió el piso.

Para mí la experiencia de la escuela de cine documental de Santa Fe de Argentina estuvo siempre presente, por un lado su organización académica insistía en el éxito del proceso, uno mediante el cual nosotros nos estábamos mostrando y de paso pretendíamos mostrar a otros. La academia te permite trabajar “tranquilo” con el ímpetu de acercar una comunión de ideas hacia ellos, eso posibilita el entendimiento de ambas partes, hay una reciprocidad de objetivos y solo al comprenderlos logramos la libertada que tanto demandaba cada uno de nosotros (y en general la totalidad de la escuela). Dicha libertad condiciona el trabajo a futuro, o mas bien lo encarrila, de cierto modo al principio estábamos a la deriva en cuanto a estrategias fílmicas para el documental, desde aquel momento el avance fue mucho más expedito. Sin este consentimiento no se hubiera podido grabar fuera de Valparaíso o ni siquiera grabar una idea tan en ascuas como era la que determinamos en el inicio.

Pero sin duda lo más importante que nos proporcionó los ideales constructivos de Santa Fe, estaban ligados a formar un grupo indisoluble, lograr la colectividad mediante la comunión de ideales y objetivos interesantes para cada uno de los integrantes. “ El documento registrado con la mayor autenticidad posible (si se prefiere con la menor alienación posible) y el equipo como autor colectivo del trabajo fueron dos constantes puestas a prueba cotidianamente” (1). La agitada primera agenda estuvo marcada por las difíciles respuestas que recogíamos de nuestro alrededor, el animo no cayó después del taller, sabiendo que nos acercábamos al día D y las investigaciones se bifurcaban incansablemente, y esto no nos permitía la concreción o la seguridad argumental para la película. Es mas cada semana llegábamos con mas información, y esto con seguridad se da en todo los documentales, y es muy positivo, pues solo con la diversidad de contenidos estudiados se logrará poner el ojo en la realidad, esta realidad a la cual sin aceptarlo estábamos buscando; pero lo difícil en este proceso es primar, elegir entre una u otra alternativa, misterio, personaje o lugar, pues el plazo es corto y nuestros intereses altos. Al final este azar que acompañó al documental a lo largo de todo el proceso de investigación, este objetivo esquivo, receloso de nuestro ojo o el escapista sentido de la información que requeríamos, gatilló la buena respuesta de Placilla en ámbitos arguméntales y grupales. Este lugar y el señor Marco Pae fueron,

(1) La Escuela documental de Santa Fe, Fernando Birri. Editorial Documento.
los dos eslabones que estábamos buscando, las piedras angulares en la estructura del documental, y sorpresivamente los teníamos una semana antes de salir a rodaje, pero nunca tuvieron el gran peso que del de hoy se hicieron dueños.

Este documental se construyó el sólo, la formación argumental está formada por el destino favorable del que este año fuimos presa, para cada uno de nosotros Placilla se convirtió en un lugar renovador, yo principalmente me asombre de la nueva realidad que pasaba ante mis ojos, yo conocedor y tempranamente contrario a estos eventos me invalidé de toda presunción anteriormente concebida, ya que lo encontrado aquí fue lejos lo mas rico en experiencia de vida que pueda tener, conocer a gente como la que conocimos, admirarme con nuevas actitudes en el entorno, el buen motivo del que se impregnó el grupo y el cambio radical de entendimiento, el acto de fe como principal motor generador de expectativas y la conclusión definitiva de nuestro alrededor terminó por cerrar el evento. Al terminado este recorrido las puertas mentales se abrían de par en par, ¿era una oportunidad grandiosa este supresión de punto de vista alejado de la efervescencia popular a su imagen divina? Así por lo menos lo interpretamos y de aquí en mas solo contamos historias hermosas, las bases teóricas a los cuales no referimos quedaron un poco en el olvido los ensayos de Miguel Alvarado Borgoño, antropólogo local y gestor de múltiples estudios acerca del sincretismo religioso en Latinoamérica. Si bien aquellos temas que nos llamaron la atención desde el principio están plasmados en el documento audiovisual que entregamos, sobre todo el tema del sincretismo que habla Alvarado no está esa mirada externa de la que nosotros tanto nos hacíamos parte. “Para Kant la razón es la herramienta por medio de la cual el hombre se libera de la… “culpable capacidad” que implica el no atreverse a pensar por sí mismo. Este autor apela al entendimiento humano el cual sería, según él, capaz de lograr por medio del uso de la razón que el hombre descubra el curso natural de la historia humana, el cual se define según él por un continuo “progreso” (2).

(2) SINCRETISMO RELIGIOSO LATINOAMERICANO: del rito negado a la construcción especular. Miguel Alvarado Borgoño. Universidad de Playa Ancha.

Este proceso de cambio que llevó acabo el documental, sin que nosotros lo pudiéramos controlar, se puede explicar de alguna forma por el motivo del viaje, transversal en todo nuestro recorrido por el acto de fe como devoción popular a la imagen de la Virgen María. Este viaje siempre va acompañado de algo nuevo, y así de todos modos se haría expedita esta condición renovadora de situaciones, el entorno geográfico y la expresividad del desconocimiento popular condicionó de alguna manera nuestros ojos ante la maravilla visual y antropológica a la que fuimos sometidos como parte de un ejercicio documental, al que teníamos cariño, cercanía y entusiasmo, pero que se escapo de todo pronóstico. El descubrimiento de algo inexistente ante nuestros ojos antes, en el ojo del huracán se convirtió en una aseveración estricta y fundamental.

De algún modo en las novelas de aventuras se describía el periplo de algunos personajes que mediante un viaje comenzaban a descifrar un futuro, y este siempre iba acompañado de la búsqueda – otro concepto del que nos apoderamos -, conocida o no marcaba la decisión de este viaje fantástico. Quizás así se pueda entender este renovado esplendor que adquirimos en un lugar alejado – o posiblemente no – de nuestros alcances. El mundo fantástico del que esta plagada una novela de aventuras, lo vivimos en carne y hueso con el viaje, el descubrimiento y el cambio.

“El proceso para llegar al film terminado fue largo y complejo. Obligó a poner en acto los puntos de vista teóricos que veníamos sustentando: a desarrollarlos, a modificarlos, inclusive a cambiarlos cada vez que la realidad nos contradecía” (3). Aun así el descubrimiento sigue, es un organismo viviente este trabajo, que me tiene profundamente conmovido y expectante.

(3) La Escuela documental de Santa Fe, Fernando Birri. Editorial Documento.
PESPECTIVA INDIVIDUAL Y CONCLUCIONES AL FIVAL DEL CAMINO

Mi experiencia personal es de todas formas, un punto aparte en la realización de este documental, y no por lo que concierne al trabajo. Desde un principio me encantó la posibilidad de grabar un evento masivo del que fui muchas veces parte, mi antigua militancia católica me hacia dudar de la efectividad que tendría el documental, pero el desafío iba por otra parte, captar esa efervescencia de la que alguna vez fui parte inconcientemente. Mi deseo mas íntimo era captar la realidad -pues esa para mí era la función principal del cine y del documental hasta el momento – mas aún si teníamos como telón de fondo Placilla, sector ubicado muy cerca de la casa de mis padres, y por lo tanto cercano a mis conocimientos. ¿Cuántas veces concurrí hasta el sector acercándome a este evento ya extraordinario para mi? No lo se, lo cierto es que Placilla ya acabo y da vueltas en mi cabeza para poder aclararme una película perdida para mi hace mas de 5 años. El viaje para mi, posiblemente, fue mucho mas intimo que para cada uno de los integrantes del grupo, pero también es cierto que todos lo vivimos con la misma intensidad, y renovadora fuerza de la que fuimos presa. Este miedo o recelo al mundo católico, es mas llevadero, y gracias a los files logramos comprender esta necesidad por la adoración, y vise versa. Tanto como el icono el pueblo necesita de varias cosas por sobrevivir, es este es el carácter que adoptamos nosotros al poner la cámara frente de a las personas ajenas a todo nuestro proceso, pero que conocía de todas formas el acto de verificación psicológica de la que era parte.

Este síntoma de autoconocimiento, es el que en definitiva me sirve hoy para relatar los hechos que dieron vida a lo que hoy es “Divino y Humano”, este recorrido de vivencias es toda una experiencia para el grupo, desde aquí en adelante pensaremos un poco mas distinto que de lo que lo hacíamos antes. Solo la verificación de la nueva fuerza que tiene el documental, terminaría por armar la base teórica que surgió en el transcurso del descubrimiento. La cara perfecta de la virgen esculpida demuestra la profunda humanidad de la que esta concebida, y al revés de lo que sucedería, en cada una de las caras excitadas de devoción encontramos lo mas próximo a la divinidad, esa a la que buscábamos en lugar equivocado y en tiempo equivocado. Respeto y admiración es lo que puede verse en el documental, sin respeto no hubiese nada, sólo nuestro loco afán por captar la realidad, pero nuestra película favorablemente se convirtió en una abstracción de esta misma, mas que recurrir a la falsedad retratista de ella, “…en vez de pretender ser un trozo de realidad, esta se desarrolla como reflexión de la realidad” (4).

“la expresión “religión popular” en Sudamérica, resulta ambigua. Puede referirse a aquellas religiones que están profundamente arraigadas en el pueblo por ser parte de su cultura, como ocurre por ejemplo con el catolicismo popular; o aquellas religiones reservadamente modernas que están haciendo una carrera meteórica en la conquista de adeptos y se han convertido en una especie de “refugio de las masas”.
Manuel Marzal M. 1988. Los caminos religiosos de los
inmigrantes de la Gran Lima. Pontificia Universidad Católica del Perú.

(4) Alain Robbe-Grillet. Por una novela nueva. Cap. Del realismo a la realidad

BIBLIOGRAFIA

· SINCRETISMO RELIGIOSO LATINOAMERICANO: del rito negado a la construcción especular, de Miguel Alvarado Borgoño

· LA ESCUELA DOCUMENTAL DE SANTA FE, de Fernando Birri.

· POR UNA NOVELA NUEVA, de Alain Robbe-Grillet.

· Artículos sobre LOS CAMINOS RELIGIOSOS DE LOS INMIGRANTES DE LA GRAN LIMA, de Manuel Marzal

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s